Imagen
Apollo 11

"Un paseo por los canales es más agradable que aterrizar en el océano"

Los primeros hombres en poner pie en la luna, Armstrong y Aldrin, y su compañero en el Apolo 11, Mike Collins, pasaron apenas 4 horas en Ámsterdam. Un viaje relámpago mucho más breve que su estancia de 22 horas en nuestro satélite. Tras una breve visita de 45 minutos en el Palacio Real, la comitiva se trasladó al Rokin, donde un gran grupo de gente esperaba a los astronautas. En el barco de paseo de Reederij P. Kooij que iba a llevarles por los canales de la ciudad, los astronautas fueron recibidos por el Sr. Samkalden, alcalde de Ámsterdam, y los señores concejales Bootsma, Polak, Elsenburg y Hamm. El destino de la travesía era el Palacio de Congresos y Exposiciones RAI.



A lo largo de la ruta no había mucha gente, exceptuando a los escolares que disfrutaban de una hora libre para celebrar la ocasión. Frente al hotel Apollo se alineaban varios cocineros, sujetando cada uno una letra para formar la frase "El Hotel Apollo saluda a los astronautas del Apolo 11". Más o menos a esta altura, el Sr. Samkalden entregó a Armstrong, Collins y Aldrin la insignia de la ciudad de Ámsterdam. Después de su visita al RAI, los astronautas se dirigieron a Schiphol para un almuerzo con invitados antes de proseguir su viaje de buena voluntad hacia Bélgica.

Kennedy Apollo 11